Kategorien artxiboak: Pingino1

Turistaz inguraturik

Oporretan Holandan gaude eta gaur errotak ikustera joan gara han lehendabizi bazkaltzeko toki bat aurkitzen hasi gara. Harri baten gainean bazkaldu dugu paisaia begiratzen errotak aurrean eta ura baita ere. Bazkaldu ondoren ni eta nire anaiak uretan sartu ditugu oinak pixka bat preskatzeko.Bitartean jolas bat egin dugu, han jakingo duzuenez turista asko dago, beno ba jolasa zen ea 10 turistatik zenbat zeuden kamara edo mobilarekin argazkia ateratzen. Gehienak 10etik 10 ziren. Gero errotak ikustera joan gara eta han uste dut ez zegoela holandes bakarra ere denak españolak, japonesak edo txinoak ziren,bereziki txino edo japonesak?. Errotak ikusten joan ala turistak eta turistak zeuden argazkiak ateratzen noski. Nire aita argazkia ateratzen geratu eta nire anai txikiena,urte batekoa, karritoan zijoan eta askatu egin du aldapa behera abiatu eta nire anai zaharrana korrika abiatuko ez balitz kanalera zijoan. Bueltakoan  talde bat ikusi dut eta gia españolez ari zen,joe nolakoak garren. Paseoa bukatzen ari ginela islaer batzuk ikusi ditugu zein baino zein txuloagoak ardiak ikutzen bereak ez direnean. Palestino batzuk eztabaidan ere. Beno banoa ohera nekatuta nago eta.

 

Pingino 1 muxu asko????????????

 

 

 

Herbeheretatik txisteak

1- Behin Jaimito bere amarekin zegoela amak desesperatuta esan zion:

– burua ordez meloia duzula dirudi – haserre amak.

– keba meloiak dendan daude –  Jaimitoren erantzuna.

 

2- Jaimito behin eskolan zegoen eta irakasleak esaten dio:

-Jaimito arrautzak ikutzen ari zara bale ia-irakasleak

-Arrautzak ikutzen hemen ez dago arraultzik – Jaimitok parrez.

 

3- Jaimitok amari:

_ Ama Clash of clansean jolastu naiteke- galdetu zion.

– Noski, tori tableta- amak

– Ongi agur kalera noa.

Ama arrituta geratzen da.

Kalean:

– Ni barbaroa izango naiz.

-Ba ni erraldia.

– Ba ni globoa izango naiz.

– Itxoin orain nator.

Etxera igo globo bat hartu eta balkoitik botatzen da.

 

4- Andre batek beste bati umeak nola izena duen galdetu eta besteak hau erantzuten dio

– Bere izena aitak jarri dio

– Ongi baina nola du izena.

-Hori ba Bere izena aitak jarri dio- erantzun.

eta horrela andrea desesperatu arte.

PINGINO1

La excursión al museo Van Gogh

VAN-GOGH-Museum

Van Gogh museum, Amsterdam (Netherlands).

Había una vez hace dos años, en Ámsterdam, Holanda, una chica llamada Julia. Tiene gafas, es muy charlatana, torpe y despistada. Su forma de expresarse es hablando y a través del dibujo. Eran casi Navidades y como este año tenían previsto que los canales se iban a congelar. El desfile de barcas y botes era de celebrarse por esa temporada.

Una mañana como todas, iba al cole con su bici morada, la cual tenía sentimientos y sabía halar. En el cole, como siempre, se junto con sus dos amigas: Simona y Ana. Tenía muchas amigas pero sobre todo eran ellas dos.

– ¡Hola! –dice Julia.

– ¡Hola! –responden Simona y Ana.

– ¡Jope! Has llegado otra vez tarde, que ya es la hora – dijo Ana.

– ¡Rinnnnn! – hizo el timbre.

Cuando entran en el cole la pofesora dice:

– Bueno alumnos, hoy como sabéis vamos a ir al museo de Van Gogh de excursión.

Después que la profesora echó toda la chapa, y como la escuela estaba en el medio de la ciudad, fueron andando.

Como sabemos que Julia es muy despistada pues se quedo mirando un coche y se paró; sus dos amigas Ana y Simona se quedaron con ella. Cuando el coche se fue Julia y sus dos amigas se dieron cuenta de que estaban solas.

– ¡Oh, my God! – dijo Julia.

Luego fueron adelante y de repente encontraron una selva, que en realidad era el parque que tenía muchos árboles y había muchas hierbas. Entraron y ana empezó a tiritar por el miedo que tenía.

Después vieron un perro y Ana chilló:

– ¡Aaaaa0aa!

Empezó a llorar por el susto y Julia y Simone le contaron un chiste que sabían:

– ¿Qué le dice un tronco a otro tronco? – pregunto Simone.

– ¿Sabes qué Ana? – dijo Julia.

– ¿Qué pasa tronco? – Chilló Julia.

– Ja, ja, ja, ja… – Se rió Ana.

– Venga se valiente y vamos para adelante.

Siguieron y siguieron. De repente ven una pista verde gigante que no terminaba y esta vez Simona se asusto y empezó a decir:

– ¿Y ahora? ¡Si no sabemos salir de aquí! Dijo asustada Simone.

– No te preocupes seguiremos adelante que el camino nunca se termina. – le animo Julia.

– Sí tine razón Ana.

Más adelante había muchas y muchas flores de todos los colores, se acercaron y eran muy bonitas pero tenían veneno. Menos mal que Simona era alérgica a las flores y no las tocaron.

¿Sabéis como sabían que eran venenosas? Por qué una mariposa se acerco y y la enveneno. Las tres amigas asustadas siguieron para adelante, ellas tampoco sabían lo que era eso. De allí no ha mucho llegaron a un laberinto, que era una biblioteca enorme. En esto se asusto Julia por que le daban claustrofobia los sitios cerrados. Subieron escaleras, bajaron, hicieron de todo hasta mirar diez mapas pero no encontraban nada y al final cogieron unos libros y hicieron un paracaídas y salieron se ese sitio terrorífico.

Al final, Julia, Simona y ana llegaron al museo de Van Gogh. Después de haber pasado, la selva, la pist averde y el laberinto.

– Mira ahí están nuestros compañeros de clase, el museo y la profesora. – dijo muy alegre Julia.

– Sí! Están ahí! – Siguió Simona.

– ¡Toma ya! – grito por último Ana.

Julia y sus dos amigas llegaron al museo Van Gogh justo a tiempo, cuando la profesora estaba explicando. Nadie se había enterado de que se habían perdido. Ni que habían llegado en ese mismo momento.

– ¡Uf’ – dijo Julia.

– Nos hemos salvado por los pelos.

 

¡Que jaleo!

Lapikoa

Había una vez un niño que se llamaba Tomatín Colipapas y su madre doña Habita Colipapas y su padre Don Calabacín Colipapas, la abuela Coliflor.

Tenían dos ollas una de barro y otra la de metal. La olla de barro tenía envidia de la otra olla, bueno la verdad es que hace 10 años la señora Habita tenía mucho tiempo y usaba la olla de barro. Hacía unos cocidos muy ricos pero ahora tiene mucho trabajo y usa la de metal.

Un día a la olla de de barro se le ocurrió tirar un baso que estaba alado suyo. La tiro y la olla de metal se cayo, y se rompió. La señora Habita se preocupó mogollón. Entonces cogió la olla de barro y empezó a cocinar ahí, mientras compraba otra.

Cuando empezó ha hacer el cocido la olla se lo trago todo y se hizo un poco más gorda. Luego hizo una sopa y la trago. La señora Habita empezó a llorar porque no sabia que hacer. Luego les pidió a todos los ciudadanos que le diesen algo para comer ha la olla.

Todos los ciudadanos trajeron algo para comer, al final la olla cuando comió eso todo se hizo muy-muy gorda, y la pusieron de estatua en el parque.

Ipuina: “Haitzuloan harrapatuta”

Egun batean familia bat gurasoak eta zortzi urteko anai-arreba bikiak haitzulo bat bisitatzera joan ziren. Ibai deituriko mutikoa beldurti samarra zen eta neskatoa berriz, Maria izenekoa, argia eta ausarta. Gurasoak eta beste bisitariak kaskoa janzten ari zirela, Ibai ea Maria haitzuloan sartu ziren kaskoa jarrita Ez zuten pazientziarik izan taldeari itxaroteko.

Sartu eta berehala sarreran zeuden harriak erori egin ziren eta barruan zeuden bi haurrak kaskoen argiekin soilik geratu ziren. Ibai oso beldurtuta zegoen, baina Mariak horrela zioen:

– Goazen aurrera. Irteeraren bat egongo da hor aurrean eta! – zioen harro.

Aurrera eta aurrera egin zuten eta ezer ez zuten aurkitu… bueno duela 200 milioi urteko marrazkiak eta aurrerago estalaktitak eta estalagmitak baino ez. Aurrera segitu eta fosilak ikusi zituzten, baita bat hartu ere. Barrurago segitu eta bat-batean kristoren itzala ikusi zuten. Sorgin bat zirudien, baina sagu bat besterik ez zen.

– Hori, hori koldarra, ja, ja, ja. Sagu bat besterik ez da – esan zion Mariak Ibairi.

Bideari ekin zioten berriro eta irteera bat ikusi zuten azkenean, baina arazo bat zegoen, goi-goian zegoela. Laba arraro bat zeukan, epela eta ur kolorekoa.

Enbor bat hartu eta laba ur koloredun horren gainean jarri ziren. Sumendian erupzioa gertatu zen. Pixka bat ukondoak erre zituzten, baita belaunak ere, baina beste ezer ez zitzaien gertatu, zorionez.

Handik pixka batera gurasoak ikusi zituzten guztiz kezkatuta. Etxean kontatu zieten guztia.

Kobazulo horretan lan egin zuten biek handi egin zirenean, baita aztertzaile batzuk kontratatu laba arraro hori aztertzeko.