Kategorien artxiboak: Ipuinak

Sirenatxo Aizkolaria

Sirena

 

2016-09-01

 

Bazen behin urpeko etxe eder batean bizi zen sirena familia bat. Koral ondoan zegoen etxe zoragarri batean bizi ziren uraren bista ezin hobeagorekin. Aitak gaineko munduari buruzko ipuinak eta istorioak kontatzen zizkien, 16 urte betetzean joan zitezkeen lurralde eder hartara.

Etxe kanpoan arrantzale baten estatua zuten eta sirenatxo gazteena maiteminduta zegoen, zeharo. 16 urte bete zituenean arrantza ontzi bat ondoratzen ikusi zuen, bertan zioan berari gustatzen zitzaion arrantzalea, eta arrantzalea salbatu egin zuen.

Orduan kanta eder bat kantatu zion, udarako gau luzeak, baina kanpoan denbora asko ezin zitekeenez egon itsasora bueltatu zen. Egunero igotzen zen itsasertzera ea arrantzalea ikusten zuen, baina ez zuen ikusi. Hurrengo egunean itsasoko sorginarengana joan zen gizakia bilakatu nahi zuela esatera. Sorginak onartu egin zuen, baina trukean bere ahots zoragarria eman behar izan zion eta arrantzalea beste norbaitekin ezkonduz gero sirenatxoa hil egingo zen. Sirenatxoa oso pozik bizi zen, baina halako batean aitak berri txar bat eman zion arrantzale hura beste batekin ezkonduko zela esan zioenean. Beraz, bere ahizpek beraien ilea eman zioten sorginari aizkora baten truk, aizkora horrekin arrantzalea hilez gero, sirenatxoa salbatu egingo zen. Sirenatxoak bi aldiz pentsatu gabe aizkora hartu eta arrantzale traidore hura hil zuen. Handik aurrera sirenatxoa pozik bizi izan zen bere ahots eder eta ahizpa ederrekin, baita ama lirain eta aita tripontzi itsusiarekin.

AMAIA

Arima

halloween-orange-moon-cemetry-31000

Bazen behin ume talde bat. Halloween egunean hilerri batean zeudenak. Froga bat egin zuten ea zein iritsi lehenengo, denbora gutxienean, azkeneko herrira.

Bi abiatu ziren, baina ordu bat pasa eta ez zirenez bueltatzen beste bi abiatu ziren beraien bila. Azkeneko hilobia arimarena zen, delako Jonh Smith batena eta hantxe azaldu zitzaien arima esanaz handik alde egiteko edo aurreko biak bezala hil egingo zituela esanaz.

Hau Amerikan gertatutako arimaren beste elezahar bat da.

 

Maitagarbiren botere galdua

Maitagarbi berde ekologikoa.

Maitagarbi berde ekologikoa.

Bazen behin Maitagarbi izeneko maitagarri bat. Maitagarbi guk ezagutzen ez dugun planeta batean bizi zen, “Betigarbi” planetan. Bere herria txikia zen, lasaia eta oso garbia. Zuhaitzez inguratuta zegoen eta bertan bizi ziren maitagarri guztiak asko saiatzen ziren garbia mantentzen eta landareak zaintzen.

 

Maitagarbi egunero ikastolara joaten zen. Han ikasi zuen beste planeta batzuk zeudela eta urte batean udako oporrak iristean beste planeta bat ezagutzea pentsatu zuen. Ikasle ona zen Maitagarbi, inoiz ez zuen piperrik egiten eta asko ikasi nahi zuen. Beste planeta batean agian gehiago ikasiko zuela uste zuen eta horregatik ere alde egitea erabaki zuen.

 

Goiz batean abiatu zen, hegan, beste planeta bat exploratzera. Grabitatearengatik asko kostatu zitzaion baina azkenean iritsi egin zen. Asko saiatu zen baina ez zuen planeta horren izena arkitu. Hori bai segituan konturatu zen planeta hori oso zikina zegoela: kaleak jendeak lurrera botatako gauzaz beteta zeuden; plastikoak toki guztietan; poteak lurreko bazter guztietan; janari ustela; paretetan jendeak idatzitako txorakeriaz beteta; ibaiak zaborrez beteta zeuden; haize kutsatua, etabar. Zikinkeri guzti hori ikusita Maitagarbi triste jarri zen eta garbitzea pentsatu zuen. Maitagarri guztiek bezala, Maitagarbik botereak zituen. Berak eraztun batean gortzen zuen bere boterea. Botere hau erabiliz erratz bat sortu zuen eta garbitzen hasi zen. Hor zegoen “tra la ri tra la ra” kantatzen eta garbitzen, geratu gabe.

 

Halako batean, parkea garbitzen ari zela erratza desagertu zitzaion. Eta orduan konturatu zen bere botereak galdu zituela. Triste eta atsekabetuta geratu zen. Nola berreskuratuko dut nire eraztuna? –pentsatu zuen Maitagarbik. Atzera egitea erabaki zuen, egindako bidea errepikatuz, baina ez zuen begiratu zakarrontzietan. Momentu horretan gazte bat patata poltsa bat zakarrontzira botatzera zihoala ikusi zuen bertan zerbait disdiratsua zegoela eta hartu egin zuen. Maitagarbi konturatu zen gazte hori bere eraztuna hartzen ari zela eta korrika joan zen bere eraztunaren bila.

 

Gaztearengana iritsi zen eta kaixo esan zion. Gaztea harrituta geratu zen ez zuelako inor ikusten inguruan. Maitagarbik lurretik esan zion: ni naiz, hemen nago. Orduan, gaztea konturatu zen hitzegiten zegoena maitagarri txiki bat zela. Maitagarbik eskatu zion sekretua gordetzeko. Gero bere eraztuna bueltatzeko eskatu zion, baina gazteak esan zion oso polita zela eta ez zuela bueltatu nahi, berarentzat gorde nahi zuela. Maitagarbik esan zion nahi bazuen bere boterearekin horrelako eraztun bat egingo ziola, berdin berdina. Baina baita ere esan zion eraztunak bakarrik balio zuela erratz handi bat sortzeko eta beste planetakideei garbitzen erakusteko. Gaztea ados zegoen.

 

Azkenean biak lagunak izan ziren, bere mundua garbia mantendu zuten eta horrela konturatu ziren hobeto bizi zirela.

El gato con la nueva tecnología

gatotablet

En el año 2000 había un gato que vivía con un hombre que vendía: móviles, ordenadores, mp3-es… El gato tenía algunas cosas de esas, por ejemplo: un móvil, un ordenador y un robot que limpiaba su lugar de estar. El hombre tenía tres hijas, que vivían separadas de la ciudad de Londres. Cuando el hombre se murió dejó su herencia a las hijas. El piso a la mayor, la tienda a la mediana y el gato a la joven.

– Jope yo me tengo que quedar con este gato asqueroso – se quejó la chica.

La joven no quería tener el gato porque le daba asco, era muy pija, y quería vivir en el piso sola.

El gato cuando se enteró de que quería deshacerse de él repentinamente puso un plan en marcha. Primero fue al palacio de la reina y le dijo que la hija del marqués le enviaba al príncipe unas pastas hechas por ella  misma. La reina las aceptó y se las dio al príncipe. Después de una semana le mandó unas flores y así hasta que le envió un e-mail al príncipe, por ordenador, donde preguntaba a ver si quería visitarla.

La hermana le echó una bronca, pero de las gordas, porque vivía en un piso muy pequeño y bastante sucio. El gato tenía una solución, como siempre, coger la enorme casa de la madre, que estaba muerta, que tenía unos corrales preciosos y pimpantes. Nuestro amigo, el gato, consiguió vender el piso en dos días, utilizando un móvil. Al siguiente día fue el príncipe a la casa a tomar el té.

– Hola- le dijo el príncipe a la joven.

– Hola- contesto ella.

– He venido a tomar el té como me lo pusiste en el e-mail- advirtió el chico.

– Claro, claro siéntate- le ofreció la chica.

Los dos lo pasaron tan bien que el príncipe le pregunto a su madre a ver si podía casarse con la hija del marqués, la reina le dijo que sí podía casarse con ella.

A la boda invitaron a mucha gente. Esta boda fue preciosa. Había mucha comida y también hubo baile y d todo, no faltaba de nada. Actualmente viven todos en la villa de Londres, la hermana joven, el príncipe y el gato.

El burro que quería ser modelo

burro-bebe1

 

Había una vez un burro muy presumido que siempre estaba pensando en su apariencia: se miraba en todos los espejos, probaba todos los perfumes que encontraba en los mercados… Vivía en una granja junto a otros animales, vacas, cerdos, gallinas, gallos, ovejas, conejos, perros… ¡Ah claro! y el granjero. El solía estar en un jardín con otros burros.

 

Todos los burros se reían de él porque creían que tenía que ser como ellos, un burro de verdad: feo, sucio…todo lo contrario de lo que nuestro burro era. Pero él no les hacía caso, seguía a lo suyo.

 

Un día llegó un visitante a la granja. Al pasar delante del burro éste pensó: viste como en mis sueños: pajarita, americana, pantalones de pana… Después el visitante entró en la granja para hablar con el granjero.

 

Al cabo de una semana, cuando el granjero se acercó a darles la comida escucharon que cantaba: mañana me voy de vacaciones, me voy de vacaciones…Entonces los animales supieron que el visitante se quedaría a cargo de la granja durante un mes.

 

Al día siguiente vino un taxi a recoger el granjero. Entonces nuestro burro tuvo la siguiente idea: cogeré las ropas de nuestro nuevo cuidador y me marcharé a Paris, la ciudad de la moda.

 

Esa misma noche sin hacer ruido, o eso intento por lo menos, entró a la habitación donde él cuidador guardaba la ropa, la cogio y se la puso. Entonces comenzaron sus aventuras para llegar a Paris.

 

Escapó de la granja cuando todavía era de noche y anduvo hasta llegar al puerto. Allí vio unas personas cargando un barco de mercancías. En ese instante se le ocurrió esconderse en una caja. Pensarlo y hacerlo, se metió en una caja.

 

– ¡Uf justo, justo! ¡Casi me ven! – pensó.

 

Bueno, el caso es que nuestro burro ya estaba en el barco.

 

– ¡Qué mal huele aquí y qué mareo, de verdad! – se quejó el burro, ya sabéis que tiquismiquis era.

 

Al día siguiente día se dio cuenta de que se había confundido: el barco acababa de llegar a Marruecos.

 

En cualquier caso salió del barco y comenzó a andar. Al fin llegó a una ciudad donde podía cogér un avión. Pero antes de embarcar le pusieron dos pegas:

 

– ¿Dónde tienes los papeles, el pasaporte, el carnet de identidad…? Ah y además eres un burro.- le dijo el encargado de la zona de facturación quejándose.

– ¡Sacadle de aquí inmediatamente! ¡No permitimos burros!- gritó-.

 

Y así es como le sacaron del aeropuerto.

 

Nuestro burro se puso a pensar… Finalmente se le ocurrió ir en ala delta hasta Hendaya, para allí coger el tren rápido a Paris. Pero ahora el problema era como fabricarlo.

 

– ¡Eureka!- chilló de pronto nuestro burro.

 

– Creo que podré hacerlo con la americana y unos palos –pensó.

 

Y puso manos a la obra.

 

Metió un palo por una manga y siguió empujándolo hasta el otro extremo. Cogió otro palo y lo puso a lo largo. Luego se subió a una piedra y saltó. Así empezó a volar.

 

Cuando estaba volando por encima de los mares y por debajo de todos los cielos iba viendo barcos, peces… Además, a lo lejos, vio el avión que iba a Paris. Todo era muy bonito desde arriba.

 

La mañana siguiente empezó a llover. El viento soplaba fuerte y se desvió un poco. Tuvo que esforzarse mucho para que el viento no le llevase.

 

Le costó pero, al final, llegó hasta Donostia. Después de descansar un poco sentado en un banco, empezó a caminar rumbo a Hendaya.

 

Iba por los montes del País Vasco, disfrutando del paisaje, la verdad es que todo era muy bonito. También era ún lugar muy tranquilo: comparando con la zona en la que él vivía le pareció que allí no había nadie. Eso si, de vez en cuando tropezaba con algo de basura.

 

El camino era largo, así que tuvo que parar a dormir en el bosque. Tenía mucho miedo: ¿y si saliese el lobo? -pensaba… Pero finalmente sólo vio ardillas y otros burros corrientes, esto es, feos y sucios.

 

A la mañana siguiente llegó a Hendaya. Después de tanto tiempo… ¡estaba feliz! Fue a la estación de trenes y buscó el tren que iba a Paris. Por si acaso, como hizo en el barco, localizó un tren de mercancías de donde no podrían echarle.

 

Finalmente, tuvo que coger el tren de mercancías claro. Iba rumbo a Paris. El tren iba muy deprisa ¡no creía que fuera tan rápido! Un día después llegó a Paris.

 

Cuando bajó del tren no sabía donde ir. Se sentó en un banco. Después de tantos días viajando ahora ¿qué podía hacer? Ahí estaba nuestro burro pensativo y un poco triste. De pronto un desconocido se sentó a su lado. El burro se dio cuenta que le miraba con mucho interés. ¡Resultó ser un modelo que buscaba una mascota para desfilar! Nuestro burro no podía creer que por fin se estaba cumpliendo su sueño.

 

El desconocido le pidió ser su mascota y el burro aceptó. El modelo le dijo que era perfecto porque ya tenía una ropa muy estilosa. ¡Nunca vio un burro tan especial! Finalmente fueron a su casa. El modelo le limpió un poco la ropa y le hizo un sitio para dormir.

 

Al día siguiente el burro tuvo que madrugar, ¡que pereza! pero su sueño se iba a cumplir ¡ay! ¡Qué ilusión! -pensó. Nuestro burro salió a la pasarela y la verdad es que lo hacía muy bien.          ¡Ah! no os lo he dicho, pero antes de salir a desfilar le peinaron, le maquillaron…y lo mejor era que le cambiaron de ropa unas diez veces y eso quería decir que tuvo que desfilar diez veces. El público estaba sorprendido con una mascota tan original y le aplaudían continuamente. Al terminar le sacaron fotos para una revista muy famosa, llamada “Super Moda” ¡y además salía en la portada!

 

La revista llegaba a todo el mundo, incluso hasta su granja. Así todos sus amigos, aquellos burros sucios y feos se quedaron totalmente sorprendidos ¡no podían creerlo! Lo mejor fue cuando el granjero volvió de sus vacaciones y vio la revista. Entonces decidió despedir a quien había estado cuidando la granja, por dejar escapar a uno de sus animales: nuestro burro modelo

 

El burro siguió desfilando y se convirtió en la mejor mascota modelo. Después de pelear tanto consiguió lo que quería.

 

FÍN

Axke Herria

chess-board-rules-chess_00418821jpg-awesome

 

Baziren behin herri txiki, xume eta polit batean bi lagun talde. Oso jatorrak ziren bi taldeak. Batek BEL izena zuen (beltzak), beste taldean ZUR deitzen ziren (zuriak). Bi talde hauetan baziren jende oso ezberdinak: altuak, baxuak, lodiak, argalak, motelak, azkarrak, alaiagoak, tristeagoak, aberatsagoak, pobreagoak… Bakoitzak bere gustuak zituen eta bere modua gauzak egiteko. Horren ondorioz ikaragarri kostatzen zitzaien ados jartzea, esan dudan moduan ez zeudelako berdinak ziren bi. Jolasteko garaian beti bazen bateren bat ados ez zegoena. Baxuak zirenak altuen jokoa zelako, altuak zirenak baxuen jokoa zelako. Eta horregatik herri biltzarra egitea erabaki zuten ilargi beteko gau eder batean.

Biltzar horretan erabaki zuten bi taldeak disfrutatzeko joko dibertigarri bat asmatu behar zutela, borrokarik ez edukitzeko. Bazekiten oso zaila izan behar zuela baina saiatu egin ziren: bakarka ala taldeka? Korrika ala oinez? Baloiarekin edo gabe? zein kolorekoa izango da lurra? …

Bi taldeetako jende guztiak zituen mila galdera egiteko, baina inor ez erantzunak eskuratzeko.

Berehalaxe, galderarik egin ez zuen isil baxu bat, mahaira justu–justu iristen zena, hasi zen galdera guztiak jarraian erantzuten.

  • Lurra zein kolore? Erraza! Lauki zuriekin eta lauki beltzekin. Taldetan edo bakarrik? Errazagoa! taldetan! Jadanik bi taldeak eginda daude. Oinez ala korrika? Ez hain erraza! Baina denei ondo iruditzen bazaizue pentsatzeko joku izan daiteke. Baloiarekin ala gabe? Batzuei nahiko zaila egiten zaie baloi atzetik ibiltzea, beraz, baloirik gabe! Eta gainera zirragarriagoa egiteko, galtzen dena kanporatuta geratuko da, ondo deritzozue?

Ondo iruditu zitzaien denei. Beraz, aurrera egitea erabaki zuten.

Toki egoki bat aurkitu eta lanean hasi ziren. Lehenengo urratsa lurra kendu, bigarrena egurra jarri, hirugarrena zuri eta beltza margotu, laugarrena langileak eguzkia hartzen zuten bitartean margoa lehortu. Gauza guztiak prest zeudenean tokiak zozketatu zituzten. Talde bakoitza alde batean jarri zen, parez pare eta bi ilaratan antolatuta. Baxu guztiak aurrean zeuden. Beraiek pausu bat bakarrik emango dute, baina hasieran bi emateko aukera zuten. Atzeko lerroan Errege eta Erregeen zerbitzariak (altuak) zeuden. Bata lauki beltzean kokatzen da, eta bestea zurian, beltzekoak bakarrik beltzetik ahal zuen egin diagonala eta zuriak zuritik. Gainera gazteluak zeuden. Hauek aurrera, atzera eta alboetara mugitzen ziren zuzen. Erreginak ere baziren. Hauek norabide guztietan mugitzeko aukera zuten, nahi adina. Erregeak berdin, baina lauki bakar batean.

Uuuufffff!! Tira ba, asmatu zuten zailena.

Jarraian jolasean hasi ziren: batzuk kanporatu, beste batzuk pentsatu, beste batzuk mugitu…. denetarik eduki zuten. Hura zirrara, azkenean lortu zuten denek partehartzeko jolas polit bat asmatzea! Egunero–egunero joko berbera nahi zuten, ezinezkoa zen beraiek geldiaraztea. Ez zioten jolasteari uzten, bazkaltzeko, afaltzeko eta lo egiteko izan ezik.

Azkenean oso harro zeuden euren buruarekin. Asko gustatu zitzaien beraien…. , beno hobeto esanda lagun txikitxu horren ideia, jadanik bazekiten elkarren artean edozer egiteko gauza zirela. Herriak, ospatzeko aspalditik egindako festa dibertigarriena antolatu zuten. Bost egunetan denetatik egon zen: musika, dantza, umorea, janaria, parranda… eta noski! jolas asko… eta dena elkarrekin: altuak, baxuak, lodiak, argalak, motelak, azkarrak, alaiagoak, tristeagoak, aberatsagoak, pobreagoak…

Asmatutako jokoaren omenez herriari izena aldatzea erabaki zuten: Ordutik XAKE izena izan zen, euren jolas gogokoena bezala.

Handik aurrera gauza bat ikasi zuten: elkarrekin baita ozeanoa arnasarik hartu gabe igerian pasatzeko gai zirela.

 

AMAIERA

Baso alaia

Einstein

Aitzin aitzinean … Bazen baserri zahar batean, Sorgin Zikin izeneko sorgin bat bizi zen. Zatarra, arratoi hil bat bezain itsusia, zikina …

Eta bazen baso ilun eta usteldu batean, erraldoi basatia, herensugea bezain indartsua …

Baso alaitsu eta polit batean ipotxak eta Argitxo bizi ziren. Argitxo Einstein bezain argia ,eta ipotxak inurria bezain txikiak ziren.

Egun batean Argitxo Erraldoiarengana joan zen, eta hau esan zion :

-Erraldoi jauna ,zure baso ustela gure baso alaia jaten ari da. Eskatu nahi nizuke zure basoa ere alaia bihurtzea.

Eta horrela erantzun zion :

-Ezta pentsatu ere, ez horixe niri nire basoa gustatzen zait. Ulertu duzu mikrobio?

-Baina ,jauna, mesedez ! Bestela gure basoa ere usteldu egingo da – Erregutu zion Argitxok.

Beraz, Argitxo eta ipotxak Sorgin Zikin sorginarengana edabe eske joan ziren eta horrela eskatu zion Argitxok:

-Kaixo, Sorgin Zikin Erraldoiaren basoa alaia bihurtzeko edabe bat behar dut mesedez !!!!

-Ez, ezta pentsatu ere, ez horixe ez zaizkit baso alaiak gustatzen eta orain ospa mikrobioak !!!!!! -Erantzun zuen Sorgin Zikinek.

Beraz bakarrik moldatu behar izan ziren.

Bitartean … Sorgin Zikin basoa ustelagoa bihurtzeko edabe bat egiten ari zen .

Baina Argitxo eta ipotxak lehenago iritsi zirenean, baso alaia zegoenez hil egin ziren.

AMAIERA

 

Herbeheretatik txisteak

1- Behin Jaimito bere amarekin zegoela amak desesperatuta esan zion:

– burua ordez meloia duzula dirudi – haserre amak.

– keba meloiak dendan daude –  Jaimitoren erantzuna.

 

2- Jaimito behin eskolan zegoen eta irakasleak esaten dio:

-Jaimito arrautzak ikutzen ari zara bale ia-irakasleak

-Arrautzak ikutzen hemen ez dago arraultzik – Jaimitok parrez.

 

3- Jaimitok amari:

_ Ama Clash of clansean jolastu naiteke- galdetu zion.

– Noski, tori tableta- amak

– Ongi agur kalera noa.

Ama arrituta geratzen da.

Kalean:

– Ni barbaroa izango naiz.

-Ba ni erraldia.

– Ba ni globoa izango naiz.

– Itxoin orain nator.

Etxera igo globo bat hartu eta balkoitik botatzen da.

 

4- Andre batek beste bati umeak nola izena duen galdetu eta besteak hau erantzuten dio

– Bere izena aitak jarri dio

– Ongi baina nola du izena.

-Hori ba Bere izena aitak jarri dio- erantzun.

eta horrela andrea desesperatu arte.

PINGINO1

La excursión al museo Van Gogh

VAN-GOGH-Museum

Van Gogh museum, Amsterdam (Netherlands).

Había una vez hace dos años, en Ámsterdam, Holanda, una chica llamada Julia. Tiene gafas, es muy charlatana, torpe y despistada. Su forma de expresarse es hablando y a través del dibujo. Eran casi Navidades y como este año tenían previsto que los canales se iban a congelar. El desfile de barcas y botes era de celebrarse por esa temporada.

Una mañana como todas, iba al cole con su bici morada, la cual tenía sentimientos y sabía halar. En el cole, como siempre, se junto con sus dos amigas: Simona y Ana. Tenía muchas amigas pero sobre todo eran ellas dos.

– ¡Hola! –dice Julia.

– ¡Hola! –responden Simona y Ana.

– ¡Jope! Has llegado otra vez tarde, que ya es la hora – dijo Ana.

– ¡Rinnnnn! – hizo el timbre.

Cuando entran en el cole la pofesora dice:

– Bueno alumnos, hoy como sabéis vamos a ir al museo de Van Gogh de excursión.

Después que la profesora echó toda la chapa, y como la escuela estaba en el medio de la ciudad, fueron andando.

Como sabemos que Julia es muy despistada pues se quedo mirando un coche y se paró; sus dos amigas Ana y Simona se quedaron con ella. Cuando el coche se fue Julia y sus dos amigas se dieron cuenta de que estaban solas.

– ¡Oh, my God! – dijo Julia.

Luego fueron adelante y de repente encontraron una selva, que en realidad era el parque que tenía muchos árboles y había muchas hierbas. Entraron y ana empezó a tiritar por el miedo que tenía.

Después vieron un perro y Ana chilló:

– ¡Aaaaa0aa!

Empezó a llorar por el susto y Julia y Simone le contaron un chiste que sabían:

– ¿Qué le dice un tronco a otro tronco? – pregunto Simone.

– ¿Sabes qué Ana? – dijo Julia.

– ¿Qué pasa tronco? – Chilló Julia.

– Ja, ja, ja, ja… – Se rió Ana.

– Venga se valiente y vamos para adelante.

Siguieron y siguieron. De repente ven una pista verde gigante que no terminaba y esta vez Simona se asusto y empezó a decir:

– ¿Y ahora? ¡Si no sabemos salir de aquí! Dijo asustada Simone.

– No te preocupes seguiremos adelante que el camino nunca se termina. – le animo Julia.

– Sí tine razón Ana.

Más adelante había muchas y muchas flores de todos los colores, se acercaron y eran muy bonitas pero tenían veneno. Menos mal que Simona era alérgica a las flores y no las tocaron.

¿Sabéis como sabían que eran venenosas? Por qué una mariposa se acerco y y la enveneno. Las tres amigas asustadas siguieron para adelante, ellas tampoco sabían lo que era eso. De allí no ha mucho llegaron a un laberinto, que era una biblioteca enorme. En esto se asusto Julia por que le daban claustrofobia los sitios cerrados. Subieron escaleras, bajaron, hicieron de todo hasta mirar diez mapas pero no encontraban nada y al final cogieron unos libros y hicieron un paracaídas y salieron se ese sitio terrorífico.

Al final, Julia, Simona y ana llegaron al museo de Van Gogh. Después de haber pasado, la selva, la pist averde y el laberinto.

– Mira ahí están nuestros compañeros de clase, el museo y la profesora. – dijo muy alegre Julia.

– Sí! Están ahí! – Siguió Simona.

– ¡Toma ya! – grito por último Ana.

Julia y sus dos amigas llegaron al museo Van Gogh justo a tiempo, cuando la profesora estaba explicando. Nadie se había enterado de que se habían perdido. Ni que habían llegado en ese mismo momento.

– ¡Uf’ – dijo Julia.

– Nos hemos salvado por los pelos.