Hileko artxiboak: urria 2015

El burro que quería ser modelo

burro-bebe1

 

Había una vez un burro muy presumido que siempre estaba pensando en su apariencia: se miraba en todos los espejos, probaba todos los perfumes que encontraba en los mercados… Vivía en una granja junto a otros animales, vacas, cerdos, gallinas, gallos, ovejas, conejos, perros… ¡Ah claro! y el granjero. El solía estar en un jardín con otros burros.

 

Todos los burros se reían de él porque creían que tenía que ser como ellos, un burro de verdad: feo, sucio…todo lo contrario de lo que nuestro burro era. Pero él no les hacía caso, seguía a lo suyo.

 

Un día llegó un visitante a la granja. Al pasar delante del burro éste pensó: viste como en mis sueños: pajarita, americana, pantalones de pana… Después el visitante entró en la granja para hablar con el granjero.

 

Al cabo de una semana, cuando el granjero se acercó a darles la comida escucharon que cantaba: mañana me voy de vacaciones, me voy de vacaciones…Entonces los animales supieron que el visitante se quedaría a cargo de la granja durante un mes.

 

Al día siguiente vino un taxi a recoger el granjero. Entonces nuestro burro tuvo la siguiente idea: cogeré las ropas de nuestro nuevo cuidador y me marcharé a Paris, la ciudad de la moda.

 

Esa misma noche sin hacer ruido, o eso intento por lo menos, entró a la habitación donde él cuidador guardaba la ropa, la cogio y se la puso. Entonces comenzaron sus aventuras para llegar a Paris.

 

Escapó de la granja cuando todavía era de noche y anduvo hasta llegar al puerto. Allí vio unas personas cargando un barco de mercancías. En ese instante se le ocurrió esconderse en una caja. Pensarlo y hacerlo, se metió en una caja.

 

– ¡Uf justo, justo! ¡Casi me ven! – pensó.

 

Bueno, el caso es que nuestro burro ya estaba en el barco.

 

– ¡Qué mal huele aquí y qué mareo, de verdad! – se quejó el burro, ya sabéis que tiquismiquis era.

 

Al día siguiente día se dio cuenta de que se había confundido: el barco acababa de llegar a Marruecos.

 

En cualquier caso salió del barco y comenzó a andar. Al fin llegó a una ciudad donde podía cogér un avión. Pero antes de embarcar le pusieron dos pegas:

 

– ¿Dónde tienes los papeles, el pasaporte, el carnet de identidad…? Ah y además eres un burro.- le dijo el encargado de la zona de facturación quejándose.

– ¡Sacadle de aquí inmediatamente! ¡No permitimos burros!- gritó-.

 

Y así es como le sacaron del aeropuerto.

 

Nuestro burro se puso a pensar… Finalmente se le ocurrió ir en ala delta hasta Hendaya, para allí coger el tren rápido a Paris. Pero ahora el problema era como fabricarlo.

 

– ¡Eureka!- chilló de pronto nuestro burro.

 

– Creo que podré hacerlo con la americana y unos palos –pensó.

 

Y puso manos a la obra.

 

Metió un palo por una manga y siguió empujándolo hasta el otro extremo. Cogió otro palo y lo puso a lo largo. Luego se subió a una piedra y saltó. Así empezó a volar.

 

Cuando estaba volando por encima de los mares y por debajo de todos los cielos iba viendo barcos, peces… Además, a lo lejos, vio el avión que iba a Paris. Todo era muy bonito desde arriba.

 

La mañana siguiente empezó a llover. El viento soplaba fuerte y se desvió un poco. Tuvo que esforzarse mucho para que el viento no le llevase.

 

Le costó pero, al final, llegó hasta Donostia. Después de descansar un poco sentado en un banco, empezó a caminar rumbo a Hendaya.

 

Iba por los montes del País Vasco, disfrutando del paisaje, la verdad es que todo era muy bonito. También era ún lugar muy tranquilo: comparando con la zona en la que él vivía le pareció que allí no había nadie. Eso si, de vez en cuando tropezaba con algo de basura.

 

El camino era largo, así que tuvo que parar a dormir en el bosque. Tenía mucho miedo: ¿y si saliese el lobo? -pensaba… Pero finalmente sólo vio ardillas y otros burros corrientes, esto es, feos y sucios.

 

A la mañana siguiente llegó a Hendaya. Después de tanto tiempo… ¡estaba feliz! Fue a la estación de trenes y buscó el tren que iba a Paris. Por si acaso, como hizo en el barco, localizó un tren de mercancías de donde no podrían echarle.

 

Finalmente, tuvo que coger el tren de mercancías claro. Iba rumbo a Paris. El tren iba muy deprisa ¡no creía que fuera tan rápido! Un día después llegó a Paris.

 

Cuando bajó del tren no sabía donde ir. Se sentó en un banco. Después de tantos días viajando ahora ¿qué podía hacer? Ahí estaba nuestro burro pensativo y un poco triste. De pronto un desconocido se sentó a su lado. El burro se dio cuenta que le miraba con mucho interés. ¡Resultó ser un modelo que buscaba una mascota para desfilar! Nuestro burro no podía creer que por fin se estaba cumpliendo su sueño.

 

El desconocido le pidió ser su mascota y el burro aceptó. El modelo le dijo que era perfecto porque ya tenía una ropa muy estilosa. ¡Nunca vio un burro tan especial! Finalmente fueron a su casa. El modelo le limpió un poco la ropa y le hizo un sitio para dormir.

 

Al día siguiente el burro tuvo que madrugar, ¡que pereza! pero su sueño se iba a cumplir ¡ay! ¡Qué ilusión! -pensó. Nuestro burro salió a la pasarela y la verdad es que lo hacía muy bien.          ¡Ah! no os lo he dicho, pero antes de salir a desfilar le peinaron, le maquillaron…y lo mejor era que le cambiaron de ropa unas diez veces y eso quería decir que tuvo que desfilar diez veces. El público estaba sorprendido con una mascota tan original y le aplaudían continuamente. Al terminar le sacaron fotos para una revista muy famosa, llamada “Super Moda” ¡y además salía en la portada!

 

La revista llegaba a todo el mundo, incluso hasta su granja. Así todos sus amigos, aquellos burros sucios y feos se quedaron totalmente sorprendidos ¡no podían creerlo! Lo mejor fue cuando el granjero volvió de sus vacaciones y vio la revista. Entonces decidió despedir a quien había estado cuidando la granja, por dejar escapar a uno de sus animales: nuestro burro modelo

 

El burro siguió desfilando y se convirtió en la mejor mascota modelo. Después de pelear tanto consiguió lo que quería.

 

FÍN

Axke Herria

chess-board-rules-chess_00418821jpg-awesome

 

Baziren behin herri txiki, xume eta polit batean bi lagun talde. Oso jatorrak ziren bi taldeak. Batek BEL izena zuen (beltzak), beste taldean ZUR deitzen ziren (zuriak). Bi talde hauetan baziren jende oso ezberdinak: altuak, baxuak, lodiak, argalak, motelak, azkarrak, alaiagoak, tristeagoak, aberatsagoak, pobreagoak… Bakoitzak bere gustuak zituen eta bere modua gauzak egiteko. Horren ondorioz ikaragarri kostatzen zitzaien ados jartzea, esan dudan moduan ez zeudelako berdinak ziren bi. Jolasteko garaian beti bazen bateren bat ados ez zegoena. Baxuak zirenak altuen jokoa zelako, altuak zirenak baxuen jokoa zelako. Eta horregatik herri biltzarra egitea erabaki zuten ilargi beteko gau eder batean.

Biltzar horretan erabaki zuten bi taldeak disfrutatzeko joko dibertigarri bat asmatu behar zutela, borrokarik ez edukitzeko. Bazekiten oso zaila izan behar zuela baina saiatu egin ziren: bakarka ala taldeka? Korrika ala oinez? Baloiarekin edo gabe? zein kolorekoa izango da lurra? …

Bi taldeetako jende guztiak zituen mila galdera egiteko, baina inor ez erantzunak eskuratzeko.

Berehalaxe, galderarik egin ez zuen isil baxu bat, mahaira justu–justu iristen zena, hasi zen galdera guztiak jarraian erantzuten.

  • Lurra zein kolore? Erraza! Lauki zuriekin eta lauki beltzekin. Taldetan edo bakarrik? Errazagoa! taldetan! Jadanik bi taldeak eginda daude. Oinez ala korrika? Ez hain erraza! Baina denei ondo iruditzen bazaizue pentsatzeko joku izan daiteke. Baloiarekin ala gabe? Batzuei nahiko zaila egiten zaie baloi atzetik ibiltzea, beraz, baloirik gabe! Eta gainera zirragarriagoa egiteko, galtzen dena kanporatuta geratuko da, ondo deritzozue?

Ondo iruditu zitzaien denei. Beraz, aurrera egitea erabaki zuten.

Toki egoki bat aurkitu eta lanean hasi ziren. Lehenengo urratsa lurra kendu, bigarrena egurra jarri, hirugarrena zuri eta beltza margotu, laugarrena langileak eguzkia hartzen zuten bitartean margoa lehortu. Gauza guztiak prest zeudenean tokiak zozketatu zituzten. Talde bakoitza alde batean jarri zen, parez pare eta bi ilaratan antolatuta. Baxu guztiak aurrean zeuden. Beraiek pausu bat bakarrik emango dute, baina hasieran bi emateko aukera zuten. Atzeko lerroan Errege eta Erregeen zerbitzariak (altuak) zeuden. Bata lauki beltzean kokatzen da, eta bestea zurian, beltzekoak bakarrik beltzetik ahal zuen egin diagonala eta zuriak zuritik. Gainera gazteluak zeuden. Hauek aurrera, atzera eta alboetara mugitzen ziren zuzen. Erreginak ere baziren. Hauek norabide guztietan mugitzeko aukera zuten, nahi adina. Erregeak berdin, baina lauki bakar batean.

Uuuufffff!! Tira ba, asmatu zuten zailena.

Jarraian jolasean hasi ziren: batzuk kanporatu, beste batzuk pentsatu, beste batzuk mugitu…. denetarik eduki zuten. Hura zirrara, azkenean lortu zuten denek partehartzeko jolas polit bat asmatzea! Egunero–egunero joko berbera nahi zuten, ezinezkoa zen beraiek geldiaraztea. Ez zioten jolasteari uzten, bazkaltzeko, afaltzeko eta lo egiteko izan ezik.

Azkenean oso harro zeuden euren buruarekin. Asko gustatu zitzaien beraien…. , beno hobeto esanda lagun txikitxu horren ideia, jadanik bazekiten elkarren artean edozer egiteko gauza zirela. Herriak, ospatzeko aspalditik egindako festa dibertigarriena antolatu zuten. Bost egunetan denetatik egon zen: musika, dantza, umorea, janaria, parranda… eta noski! jolas asko… eta dena elkarrekin: altuak, baxuak, lodiak, argalak, motelak, azkarrak, alaiagoak, tristeagoak, aberatsagoak, pobreagoak…

Asmatutako jokoaren omenez herriari izena aldatzea erabaki zuten: Ordutik XAKE izena izan zen, euren jolas gogokoena bezala.

Handik aurrera gauza bat ikasi zuten: elkarrekin baita ozeanoa arnasarik hartu gabe igerian pasatzeko gai zirela.

 

AMAIERA