Hileko artxiboak: abendua 2014

Eskola arraroa Tantai-n

Tiantai_2

Alde onak:

Eskola arraro honetan teilatuan atletismo eta saskibaloi pista bat dago. Gainera lekua aprobetxatzen dute. Bestalde, oso ideia ona iruditzen zait zeren eskola osoak jaialdi bat egin behar badute umeak erdialdean eta ikusleak (gurasoak edo aitona-amonak) atletismo pistan jartzea. Guzti horretaZ gain, gela osoak ez dute beste toki batera joan behar.

 Alde txarrak:

Atletismo pistan korrika ari direnan gelakoak soinuak entzuten dira gainera erori egin zaitezke goitik.

Tiantai_2-b

Neska berria

Egun batean neska berri bat etorri zen eskolara, ni harrituta geratu nintzen nolakoa zen ikusitakoan. Beltza, begi marroi-marroiak, irribarretsu sartu zen gelara eta etengabe ari da barrez, baxua eta argal-argala zen. Nik kristoren interesa neukan nongoa zen zer egiten zuen Afrikan…

Patio garaian berarekin egon nahi nuen, baina gelan zegoen eta gainera nire lagunek ez zuten ezer jakin nahi. Gelan geundela isil-isilik zegoen. Niri irakasteak arreta deitu zidan eta denak nitaz barrezka hasi ziren, eta eskolatik atera ginenean nire laguna haserre zegoen nirekin, ni ez nengoen triste zeren nire lagun berriarekin egon ninteke. Berarengana joan nintzenean saiatu nintzen zerbait esaten, baina ezer ez, ez zidan ulertzen ezta nik berari. Berak oso hizkuntza arraroa zeukan, baita idazkera ere. Ez nekien nola komunikatu berarekin. Egun batean irakasleak esan zidan ikasle berriarentzat oso gogorra zela eta pixkana-pixkanaka ikasiko zuela euskara eta nirekin komunikatu ahal izango zuela. Ni oso pozik jarri nintzen. Baina ez nintzen konturatu zenbat denbora beharko zuen.

Hilabete pasa zenean ikasi zuen euskaraz, baina ez dena. Nik galdetu nion galdetu beharrekoa eta oso triste jarri nintzen hango bizimodua entzunda. Berak esan zidan ni bere lagunik onena nintzela hasieratik konprenitu nuelako.

Ana esta furiosa

muneca-doctora-juguetes

Había una vez una chica llamada Ana. Siempre se enfadaba por cualquier cosa. Cuando quería jugar con el balón y no lo tenía, cuando se le cayo el tomate a los pantalones…

Un día estaba viendo la tele y anunciaron un peluche que tenía un lacito en la cabeza. Fue ha la cocina y se lo pidió a su madre pero le dijo que no entonces Ana se puso furiosa. El día siguiente fue a la escuela y una niña tenía esa muñeca. Como tenía envidia se lo quitó. Fue a casa y a su madre le mintió que se lo regalaron por ser tan maja.

El día siguiente nadie le hizo caso porque robo la muñeca ha esa niña. En la clase todos le burlaban y al final le sacaron que quicio y empezó a decir palabrotas. Salió de la clase corriendo y fue llorando hasta casa.

Allí su madre le echo la bronca por decir una mentira y quitarle la muñeca a esa niña. El siguiente día se lo dio a su dueña y le pido perdón.

El siguiente día eran sus cumpleaños y por eso su tío le regalo un tambor y fue muy feliz al escuela y todos tenían envidia de ella pero era suyo…

Al fin y al cabo fueron felices los dos.

¡Que jaleo!

Lapikoa

Había una vez un niño que se llamaba Tomatín Colipapas y su madre doña Habita Colipapas y su padre Don Calabacín Colipapas, la abuela Coliflor.

Tenían dos ollas una de barro y otra la de metal. La olla de barro tenía envidia de la otra olla, bueno la verdad es que hace 10 años la señora Habita tenía mucho tiempo y usaba la olla de barro. Hacía unos cocidos muy ricos pero ahora tiene mucho trabajo y usa la de metal.

Un día a la olla de de barro se le ocurrió tirar un baso que estaba alado suyo. La tiro y la olla de metal se cayo, y se rompió. La señora Habita se preocupó mogollón. Entonces cogió la olla de barro y empezó a cocinar ahí, mientras compraba otra.

Cuando empezó ha hacer el cocido la olla se lo trago todo y se hizo un poco más gorda. Luego hizo una sopa y la trago. La señora Habita empezó a llorar porque no sabia que hacer. Luego les pidió a todos los ciudadanos que le diesen algo para comer ha la olla.

Todos los ciudadanos trajeron algo para comer, al final la olla cuando comió eso todo se hizo muy-muy gorda, y la pusieron de estatua en el parque.