Hileko artxiboak: apirila 2014

ZALDI LAGUNAK

Ni eta nire lagun Sonito banandu ezin garen bi zaldi gara. Nik Patili dut izena, beltza naiz eta ile luze-luzea daukat, korrikalari onena naiz.

animals-horse-black-horse-wallpaper

Sonito aldiz, txuria da. Berak kresta du, oso-oso mantso ibiltzen da. Biak elkarren kontrakoak gara.

White-Horse-horses-35203707-500-327

Baserri batean bizi gara ikuilu berdinean gainera. Dena bien artean konpartitzen dugu.

Egun batean Sonito lo zegoen bitartean, gure jabea beste gizon batekin hizketan ari zela entzun nuen. Ez nintzen gai izan zertaz ari ziren jakiteko.

Gizona joan zenean jabeak zera esan zuen:

  • Bai, mila eurogatik zaldi bat Madrila eramatea eta bestea berriz Bartzelonara, hori bai negozioa egin dudana.

Orduan ni pentsatzen hasi nintzen ea zein izango ziren bi horiek, espero nuen ni eta Sonito ez banatzea.

Hurrengo egunean guztiak hartu gintuen, hau da bederatziak: Sonito, Paulino, Linda, Bits, Sanda, Mondo, Rex, Mati eta ni. Aste osoa entrenatzen eman genuen .

Lehen egunean pixka bat berotzeko buelta batzuk eman genizkion baserriari, gero salto batzuk egin genituen noski, Sonito beti bezala azkena.

Gero bazkaltzera joan ginen, ederki bazkaldu genuen. Ondoren denak berriro joan ginen entrenatzera, baina Paulinok asko jaten zuenez tripako minagatik ezin izan zuen joan.

Arratsaldean berriro entrenatu gintuen, lakua zeharkatzen ibili ginen, noski zortzi besterik ez, Paulino bere ikuiluan geratu zen patxada ederrean siestan.

Lakua zeharkatzen ari ginela, noski Sonito azkena beti bezala, ba zera gertatu zen: Lindari arrain batek hankean koska egin zion eta benda batekin lotuta alde egin behar izan zuen bere ikuilura.

Gu ere haruntz abiatu ginen pixka bat beranduago. Ikuiluan geundela esan nion Sonitori zergatik ari ginen entrenatzen.

Berak nire berdina pentsatzen zuen, ea ez ote gintuzten banatuko.

Guk ez genuen asko afaldu hurrengo egunean tripako mina edukitzeko. Baina hurrengo egunean ezin hobe geunden. Triste jarri ginen entrenatu behar izan genuelako.

Egun hartan ez ginen bazkaltzera itzuli, basoan asetu genuen gosea.

Basoan genbiltzala bapatean Rexek hankak arantzetan sartu eta oihuka hasi zen.

  • Lagundu, lagundu!!! Oihukatu zuen, noski, zaldi hizkuntzan.

Denak laguntzera joan ginen. Arantzak kendu genizkion eta berriro hasi zen oihuka guztiz odoleztatuta zegoelako.

Hala bukatu zen egun hartako entrenamendua. Nik pentsatzen dut ea nola izan daitekeen hain tontoa hanka or sartzeko. Beno egia dena da larrean egoten utzi zigula.

Gauean ez zigun afari asko eman, larrean egon ginelako.

Hurrengo egunean inori ez zitzaigun ezer gertatu, baina denak nekatuta geunden egun osoa galopean eta gero trostan ibili ginelako, baita saltoka ere. Nik ikusi nuen gauza bakarra da gure jabea haserre zegoela Sonitorekin, mantsoa zelako. Hori dela eta, gau hartan zigor moduan larrean utzi zuen abandonatuta. Beno, gau hartarako bakarrik eta niri eman zidan janari gehiena hoberena nintzelako, azkarrena.

Baina denak lo zeudenean ikuilutik atera eta Sonitorengana joan nintzen. Sonito ordea ez zegoen lo beldurra eta hotza zuelako, ni joan nintzenean ordea asko alaitu zen.

Nik zera esan nion:

 

  • Etorri ikuilura eta honela bihar goizean goiz esnatuko zaitut larrera joateko.- esan nion nik.

Orduan nirekin etorri zen ikuilura, hurrengo egunean seietan esan nion larrera joateko, ba ozta-ozta zeren seiak eta erdietan etorri zen jabea.

Egun hartan Ausa Gaztelura joan ginen paseatzera eta han Sandari belarrian erleak sartu zitzaizkion eta kristoren mina eta azkura zuen. Berriro iritsi ginen baserrira eta egun hartan albaitariari deitu zion jabeak zaldi guztiak begiratzeko gu entrenatzen ari ginen bitartean.

Hurrengo egunean hondartzara joan ginen hondarretan korritzera baina, Mondori marmoka batek koska egin zion eta minez ezin izan zuen segitu. Gauean oso gaizki egin nuen lo ziur bainengoen banandu egingo gintuztela. Hurrengo egunean arri txintxarren bide bat zeharkatu genuen eta Silik mina hartu zuen harriekin.

Egun hartan albaitariak deitu zion eta esan zion zaldi horiek ezin zutela lehiatu .

Gure jabeak pentsatu zuen geratzen ginen laurekin ea zein joango ginen.

Hurrengo egunean hesiak saltatu genituen. Hesiekin estropezu eginda Matik belauna zauritu zuen. Gau hartan ez genuen lo egin ez nik, ez Sonitok bagenekielako bananduko ginela. Norbait lehiatzera joango zelako. Hurrengo egunean gure zaldi laguna esnatzen kosta zitzaion eta esnatu zenean tripako minez jaiki zen. Sonito eta ni oraingoan bananduko gintuztela ziur geunden eta, hala ostikoka hasi ginen gure indar guztiak agortu genituen arte.

Azkenean lortu zuten gu banantzea hori izan zen guretzat gogorrena baina horrela behar zuen. Bidaia guztian elkarri buruz pentsatzen aritu ginen eta pixka bat mareatuta bukatu genuen.

Ni Bartzelonara joan nintzen eta bera Madrilera. Gero zaldi bakoitza ukuilu batean sartu gintuzten. Hurrengo egunean hasi ginen lehiatzen, egun hori izan zen gogorrena, hipodromo bati gutxienez hamar buelta eman genizkion galopean. Lehenengo iritsi nintzen, Sonito berriz azkena, eta egurra eman zioten.

Noski niri lehenengo iritsi nintzenez laztandu egin ninduten, baita muxua eman ere. Gau hartan ederki egin genuen biok lo.

Hurrengo egunean lakua zeharkatu nuen eta bigarren geratu nintzen, Sonito aldiz azkena geratu zen baina berak ez zuen lakua zeharkatu. Berak hesiak saltatu zituen. Gau hartan nik oso ondo egin nuen lo, baina Sonitok ez zuen lo egin.

Eguna iritsi zenean, nik hesiak saltatu nituen eta hanka zauritu nuen, mina hartu nuen, baina aurrera segitu behar izan nuen hala ere.

Sonitok nire kontrakoa egin zuen lakua zeharkatu behar izan zuen.

Ni ondorengo eguneko goizean iritsi nintzen etxera, Sonito aldiz gauean, ni domina askorekin iritsi nintzen Sonitok aldiz bat bera ere ez zuen eta triste etorri zen. Ni lo nengoen bera iritsi zenerako. Halere biak ondo egin genuen lo erdi mareatuta geundelako.

Hurrengo goizean elkarri kontatu genizkion, elkarren pasadizoak eta nik medaila bat eman nion.

LA PATATA QUE HUÍA DE LA CAZUELA

Patati

Había una vez una patata que era como nosotros, los humanos, porque tenía los cinco sentidos. Se llamaba Poti Patiti. Vivía muy-muy triste porque nadie le hacia caso, ella era la única patata que tenía vida, por lo menos que ella supiese. Poti Patiti pensaba que cuando lograra salir de ese lugar frió y oscuro, conocería a alguien que iba a ser su amiga o amigo.

Después de cinco meses salió de debajo de la tierra y por fin conoció el sol y la luz. Un día un señor enorme la cogió. Ella pensó que no era muy agradable para ser su amigo.

Cuando se hizo de noche hacía mucho frió, igual que debajo de la tierra. Por lo menos donde estaba ella, abandonada en el campo. Miró arriba y vio algo redondo, no sabía lo que era, era una forma redonda, blanca o de color plata. De repente escuchó:

– Mira que luna tan bonita. – era la voz de la persona que le sacó  de la tierra. Le estaba hablando a una chica.

Pero la chica no era como ella, la patata, era mucho más grande no era gorda o ovalada, redonda, era alta y delgada, parecía un palo.

Entonces pensó ensimismada: ¿quien será ella o que seré yo?

Esa misma noche el chico cogió la patata y la pasó a un cesto. Luego metió el cesto en una casa. Allí estaba más calentita, al lado de la chimenea. En ese momento la chica cogió unas patatas como ella y las puso en una cazuela. Entonces sintió miedo y cuando los dos se fueron a la cama ella se escapó del cesto.

Pero no sabia salir de la casa: la puerta estaba cerrada y también las ventanas.

Miró a su alrededor pero no vio ningún agujero. En ese instante pasó una rata corriendo y Poti Patiti se asusto.

La rata se escapó por la chimenea, bueno eso es lo que ella vio. Entonces fue dando saltos hacia la chimenea, pensando que iba a salir en un instante pero cuando se acercó miró para arriba y se puso nerviosa, porque no sabía como salir. No llegaba saltando.

Bajo del escalón y miro alrededor. Necesitaba algo para subir. Vio el reloj. Eran las dos de la mañana pero por supuesto ella no lo sabía. Entonces se acordó del cesto. A su lado había un cable e intento atarlo pero no podía porque no tenía brazos.

Pensó y pensó y se le ocurrió una idea: hacer un ascensor… pero ¿cómo hacerlo?

Llevaba mucho tiempo pensando cuando, de pronto, tocaron las tres en el reloj. Poti Patiti se asustó y se cayó al cubo que estaba junto a la fregadera.

Saltó otra vez y logró salir del cubo.

Así se le ocurrió como salir de la  casa: si llevaba el cubo a la chimenea podría usarlo como ascensor, pero ¿cómo subir el cubo?

En ese instante miró para arriba y vio un enganche. Pensó que podía colgarlo allí, pero ¿cómo? Cuando estaba pensando vino la rata y se asustó otra vez pero no se mareó aunque casi-casi. La rata le ayudó a hacer un nudo en el cubo, pero le dijo:

– Si te ayudo me tienes que prometer que me dejarás ir contigo al campo.- pidió la rata.

– Vale, te ayudaré a salir de aquí- le contestó nuestra patata Poti Patiti.

Las dos juntas lograron atar el cable al cubo. En ese momento tocaron nuevamente las campanas del reloj: eran las cuatro y la patata se asustó por cuarta vez. La rata reía sin parar. Entonces le dijo:

– No te rías, no es gracioso – le dijo la patata enfadada con la rata.

– Vale, vale- le contestó la rata aguantando la risa.

Pronto se dieron cuenta que no podían subir. Entonces la rata tuvo una idea:

– Podemos lanzar el cable hasta arriba, luego yo treparé por el cable y después yo te subiré tirando- le dijo la rata a la patata.

– Por mi vale.-le dijo la patata.

Decir y hacer. Lo hicieron como lo pensaron.

La rata empezó a subir por el cable. Mientras, la patata le animaba. Pero de pronto el cubo comenzó a volcarse por el peso de la patata. Esta le dijo a la rata que no se preocupase que ella se quedaría abajo. Le dijo:

– Rata, sigue tú subiendo-.

La rata se quedó colgando en un clavó de la chimenea, pero finalmente, escalando, logró subirse hasta arriba. La patata mientras, desde abajo, le chilló a la rata que se fuese por que ella no podía subir ni tirar el cable. Entonces la rata le dijo que le esperaría en la puerta de la granja. La patata le chillo:

– ¡Vale, hasta mañana!, intentaré salir por la puerta.-le dijo la patata.

– Adiós- le contesto la rata.

Al día siguiente cuando las personas de la casa se levantaron abrieron la puerta para ver que temperatura hacía y la patata aprovechó para escapar. La rata estaba allí esperándola. Cuando la rata vio a su amiga la patata empezó a saltar de alegría.

De allí en adelante la rata tuvo una amiga y juntas se fueron a conocer nuevos lugares. A partir de entonces la patata ya no estuvo triste nunca más. No sintió frío y no tuvo miedo a la oscuridad.

Había una vez una patata que era como nosotros, los humanos, porque tenía los cinco sentidos. Se llamaba Poti Patiti. Vivía muy-muy triste porque nadie le hacia caso, ella era la única patata que tenía vida, por lo menos que ella supiese. Poti Patiti pensaba que cuando lograra salir de ese lugar frió y oscuro, conocería a alguien que iba a ser su amiga o amigo.

Después de cinco meses salió de debajo de la tierra y por fin conoció el sol y la luz. Un día un señor enorme la cogió. Ella pensó que no era muy agradable para ser su amigo.

Cuando se hizo de noche hacía mucho frió, igual que debajo de la tierra. Por lo menos donde estaba ella, abandonada en el campo. Miró arriba y vio algo redondo, no sabía lo que era, era una forma redonda, blanca o de color plata. De repente escuchó:

– Mira que luna tan bonita. – era la voz de la persona que le sacó  de la tierra. Le estaba hablando a una chica.

Pero la chica no era como ella, la patata, era mucho más grande no era gorda o ovalada, redonda, era alta y delgada, parecía un palo.

Entonces pensó ensimismada: ¿quien será ella o que seré yo?

Esa misma noche el chico cogió la patata y la pasó a un cesto. Luego metió el cesto en una casa. Allí estaba más calentita, al lado de la chimenea. En ese momento la chica cogió unas patatas como ella y las puso en una cazuela. Entonces sintió miedo y cuando los dos se fueron a la cama ella se escapó del cesto.

Pero no sabia salir de la casa: la puerta estaba cerrada y también las ventanas.

Miró a su alrededor pero no vio ningún agujero. En ese instante pasó una rata corriendo y Poti Patiti se asusto.

La rata se escapó por la chimenea, bueno eso es lo que ella vio. Entonces fue dando saltos hacia la chimenea, pensando que iba a salir en un instante pero cuando se acercó miró para arriba y se puso nerviosa, porque no sabía como salir. No llegaba saltando.

Bajo del escalón y miro alrededor. Necesitaba algo para subir. Vio el reloj. Eran las dos de la mañana pero por supuesto ella no lo sabía. Entonces se acordó del cesto. A su lado había un cable e intento atarlo pero no podía porque no tenía brazos.

Pensó y pensó y se le ocurrió una idea: hacer un ascensor… pero ¿cómo hacerlo?

Llevaba mucho tiempo pensando cuando, de pronto, tocaron las tres en el reloj. Poti Patiti se asustó y se cayó al cubo que estaba junto a la fregadera.

Saltó otra vez y logró salir del cubo.

Así se le ocurrió como salir de la  casa: si llevaba el cubo a la chimenea podría usarlo como ascensor, pero ¿cómo subir el cubo?

En ese instante miró para arriba y vio un enganche. Pensó que podía colgarlo allí, pero ¿cómo? Cuando estaba pensando vino la rata y se asustó otra vez pero no se mareó aunque casi-casi. La rata le ayudó a hacer un nudo en el cubo, pero le dijo:

– Si te ayudo me tienes que prometer que me dejarás ir contigo al campo.- pidió la rata.

– Vale, te ayudaré a salir de aquí- le contestó nuestra patata Poti Patiti.

Las dos juntas lograron atar el cable al cubo. En ese momento tocaron nuevamente las campanas del reloj: eran las cuatro y la patata se asustó por cuarta vez. La rata reía sin parar. Entonces le dijo:

– No te rías, no es gracioso – le dijo la patata enfadada con la rata.

– Vale, vale- le contestó la rata aguantando la risa.

Pronto se dieron cuenta que no podían subir. Entonces la rata tuvo una idea:

– Podemos lanzar el cable hasta arriba, luego yo treparé por el cable y después yo te subiré tirando- le dijo la rata a la patata.

– Por mi vale.-le dijo la patata.

Decir y hacer. Lo hicieron como lo pensaron.

La rata empezó a subir por el cable. Mientras, la patata le animaba. Pero de pronto el cubo comenzó a volcarse por el peso de la patata. Esta le dijo a la rata que no se preocupase que ella se quedaría abajo. Le dijo:

– Rata, sigue tú subiendo-.

La rata se quedó colgando en un clavó de la chimenea, pero finalmente, escalando, logró subirse hasta arriba. La patata mientras, desde abajo, le chilló a la rata que se fuese por que ella no podía subir ni tirar el cable. Entonces la rata le dijo que le esperaría en la puerta de la granja. La patata le chillo:

– ¡Vale, hasta mañana!, intentaré salir por la puerta.-le dijo la patata.

– Adiós- le contesto la rata.

Al día siguiente cuando las personas de la casa se levantaron abrieron la puerta para ver que temperatura hacía y la patata aprovechó para escapar. La rata estaba allí esperándola. Cuando la rata vio a su amiga la patata empezó a saltar de alegría.

De allí en adelante la rata tuvo una amiga y juntas se fueron a conocer nuevos lugares. A partir de entonces la patata ya no estuvo triste nunca más. No sintió frío y no tuvo miedo a la oscuridad.

Zorione goibel dago

Neguko egun batean denak lotara joan ziren. Bizi poza ,Loti muxar , Utsal ,ahobero , Pirri eta Diruzorro.Herrian Zorione bakarrik triste .Denak esnatzeko ahaleginak egin eta ezer ez bapatean  Ahoberok ametsetan dio eztizko tarta nahi dut eta Zorioneri ideia bat eman zion jendearen gauza gogokoenak egin eta denak esnatu ziren eta festa bat egin zuten.

Murcielagos

Goxoki pote bat

goxoki1

Larunbatean Karlosen urteak izan ziren. Izeba Doloresek goxoki pote bat oparitu zion. Izebak esan zion goxoki bat jan aurretik jartzen zuena irakurri behar, Goxoki bat hartu eta irakurri zuen sorgin batek musu emango ziola jartzen zuen eta ahora eraman zuen  bapatean amak musu eman zion.

Gauean beste goxoki  bat jan zuen menta ederrekoa zen eta jakintsua hartara gizon bizarzuridun bat zegoen eta bapatean aitak etxekolanak egiten lagundu zion.Goizean eskolan hari esan zion lagun bati eta ez zion sinistu orduan goxoki bat jan zuen eta kili-kili egin zion.

Etxera bueltatzean izebaren telefono zenbakia eskatu zion baina ez. Hurrengo goizean eskolatik ateratzean izeba ikusi zuen eta goxokiak eskatu zizkion eta baietz esan zion.